29 diciembre 2015

Duerme ahora el pétalo carmesí.


Duerme ahora el pétalo carmesí, también el blanco.
No ondulan los cipreses en la senda del palacio
ni la aleta dorada brilla en la fuente de pórfido.
Despierta la luciérnaga. Despierta tú conmigo.

Ahora sueña el blanco pavo real como un fantasma
y también como un fantasma resplandeces en mí.

La tierra entera, como Danae, a las estrellas
se expone, como se expone tu corazón a mí.

Ahora en el silencio resbalan los astros, dejan
un surco brillante, como tu pensamiento en mí.

Ahora repliega ya el lirio toda su dulzura
y al oscuro fondo del lago se va deslizando.
Así que repliégate también tú, mi amor, y duerme
en mi fondo, y piérdete entera dentro de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario